Lluvia

Las serpientes invocadas por el trueno

como trenes pesados y rápidos

se desprenden de los hombros secos

casi cortando las figuras en escalinatas de luz.

Es aquella sobra absorbida por la humedad

que cuela, que enciende y se transforma

que flota entre la sabia disgregada

en alfombras de cristal.

Un sentimiento tibio emerge

de toda luz en el camino líquido

y un montón de tentáculos

que giratorios en el viento

destornillan la mirada

con sus planetas estrellados

en el objeto distante.

Es ese eterno levitar

sobre el humus pulimentado de figuras

que espera

que el círculo emerja de las pisadas

donde el cuerpo

es absorbido por cortinas de agua

tragado por el tiempo

y momificado por el silencio.

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s